MIS ALIADOS

jueves, 23 de junio de 2011

DIARIO DE CANDELA CAP. 4


EL REENCUENTRO


Ya ha pasado algo más de una semana desde lo de Mateo. La verdad, no he hecho nada especial, mi semana ha sido solo de casa al trabajo.

Hoy es jueves y, como ya os dije, es el día de reunirme con las chicas para comer. No es que tenga muchas ganas pero hoy toca japonés y, nada más pensar en el Sushi, se me hace la boca agua. Así que me voy directamente mona al trabajo.

Lo peor iba a ser la cantidad de preguntitas acerca de mi chico de fin de semana, es decir, Mateo: cómo se llama? qué edad tiene? en qué trabaja? dónde vive? cuándo os volveréis a ver?… En ese momento me doy cuenta de que no nos dimos ni el teléfono. Ahora, la única forma que tengo de contactar con él es a través de Laurita. Dios! Qué vergüenza! Se va a enterar España entera y la Gran Bretaña de que me gusta… (Largo silencio). Espera!, a lo mejor no me dio su número porque no quiere volver a verme y seguramente ya no recordará ni cómo me llamo.

Uff, se me ha echado el tiempo encima y, entre retoque y retoque, voy a llegar tarde al trabajo. Me tengo que ir.

Por fin sábado! Quien estará llamando al teléfono. Pensaba estar toda la mañana vagueando en la cama.
Cojo el móvil y era Laurita, una Laurita sarcástica. Lo primero que me pregunta es: Y tu noche? Cómo estuvo? Jijijijiji. _Ante sus preguntas me quede un poco aturdida_. Parece que alguien se ha quedado con muy buena impresión de ti. Hemos quedado esta noche para cenar, viene Mateoooo ¿Te apetece?. El tonito de su voz hace que se me seque la garganta. Después de unos segundos de sudor frío, me sorprendo a mí misma diciendo: ¡Claro! ¡Estaré encantada! ¿Dónde quedamos?.

Tras colgar el teléfono, volví a meterme en la cama, me tape la cabeza y di un gran grito. Esto era increíble, Él se ha fijado en mí, Él quiere volver a verme.

Volví a descolgar el teléfono y llame a Cristina, mi mejor amiga. Necesitaba una consejera, una buena amiga que me dijera que lo sabía, que se lo esperaba, que Yo valgo mucho. Y Yo ahora me sentía aturdida. Como reaccionar ante Él, me debería mostrar altiva, como si no me hubiera afectado, deseosa o simplemente debería llegar, saludar y mostrarme tal cual soy. Dios! Me mata esta indecisión.



7 de la tarde y acabo de salir de la ducha. Tanto pensar en que ponerme y ahora no se si lo tengo disponible, creo que ésta en la plancha, joooooo. Bueno, termine planchando el vestido, uno negro, sexy pero recatado a la vez. 



La cena estuvo muy bien, ambos nos saludamos de manera cordial, me pregunto cómo me había ido la semana, me quede alucinada de cómo se comporto, es más, cuando terminamos de cenar los demás se fueron para casa, mientras Mateo me invito a tomar algo en un pub cerca del restaurante, conversamos hasta altas horas de la madrugada y os podéis imaginar cómo terminamos la noche.

Lo mejor estuvo a la mañana siguiente, café, tostadas, mermeladas,… todo tipo de delicatesen servidas en la cama y que mejorarían a lo largo del día.

Tan solo había un problema en esta idílica relación y es que Mateo, como en un principio dije, vive en Londres, donde trabaja en una auditoria española con sucursal allí. Había venido de vacaciones y le quedan 5 días para volver a la cruda realidad.

Hasta otro día mis blogueros.

4 comentarios:

mikelo dijo...

esos cinco dias tiene que aprobecharlos al máximo, a saber cuando se volveran a repetir....... hay que disfrutar del presente y no preocuparse del futuro.

Anónimo dijo...

en 5 días...no quiero ni contar lo que haría con una mujer así en 5 días...

Toni dijo...

Candela se ha encontrado con una joya sin esperarlo y no lo va a desaprovechar

rosana dijo...

esperemos que no lo desaproveche. Londres no esta tan lejos, verdad?
un besito